Entrada sin colas al Museo Van Gogh

Entrada sin colas al Museo Van Gogh

El Museo Van Gogh de Amsterdam alberga la colección mundial más extensa del popular pintor holandés con una catálogo extenso de pinturas, dibujos y cartas junto con trabajos de otros artistas contemporáneos a él. Cada año casi 2 millones de personas visitan este interesante museo, no te lo pierdas.

Si quieres evitar las larguísimas colas, te recomendamos reservar entrada sin colas para el Museo Van Gogh de Amsterdam, y gana tiempo para otras cosas.

¿Cómo evitar las colas en el Museo Van Gogh?

Como muchos otros museos y atracciones del mundo, el Museo Van Gogh tiene dos colas: la de la taquilla de tickets y la de acceso al espacios museístico. La primera se puede evitar comprando entradas por anticipado, algo que te recomendamos encarecidamente puesto que este museo es una de las atracciones más populares de la ciudad.

Si vas a hacer muchas visitas en Amsterdam te recomendamos la iAmsterdam City Card, que permite el uso del transporte público e incluye más de 40 atracciones, tours y museos con una duración de 24, 36, 72, o 96 horas. El Museo Van Gogh está incluido y esta tarjeta te evita las colas de la taquilla.

OPCIÓN 1 → Entrada sin colas para el Museo Van Gogh

El complemento perfecto para el Rijksmuseum. No hay modo más rápido de visitar el Museo Van Gogh. Este nuevo ticket te ayuda a evitar largas colas para ver cientos de cuadros, dibujos y cartas del maestro holandés. Entra sin esperas por la fila azul de acceso rápido a tu hora seleccionada.

  Reservar visita sin colas

OPCIÓN 2 → Entrada sin colas para Rijksmusem

Evita las colas en el Rijksmuseum con tu ticket electrónico. Ahorrarás tiempo en la cola más larga y lenta de Amsterdam.

  Tickets sin colas, reserva ya

→ MÁS OPCIONES EN AMSTERDAM

Mil opciones: entradas, experiencias, visitas guiadas, tickets sin colas y mucho más en Amsterdam.

  Ver visitas disponibles en Amsterdam

VISITAR AMSTERDAM

Rembrandt y Van Gogh constituyen dos buenas razones para que los aficionados a las pinacotecas se decidan por esta ciudad del norte de Europa. Después, se encuentran todas las demás: su carácter desenfadado, sus aires tolerantes tanto con la marihuana como con el sexo, y su belleza arquitectónica que se desparrama por todos los edificios de la ciudad.

La urbe holandesa, fría hasta en los meses veraniegos, parece desarrollarse bajo la máxima de “vive y deja vivir”  y ese sentimiento es el que inunda el pecho del viajero en cuanto franquea los umbrales de Ámsterdam. Dicha ciudad la forman decenas de islas unidas por centenares de puentes construidos sobre el río Amstel.

Cómo llegar

Al interesado en conocer a esta “dama” holandesa, se le abren varias opciones. La primera de ellas es el aeropuerto de Schiphol, a 15 kilómetros al sureste de la ciudad. De este aeródromo parten diversos trenes que acercarán al viajero a cualquiera de las principales estaciones de Ámsterdam.

Por supuesto, una de ellas es la Centraal Station que se erige en un monumental puerto de llegada de visitantes, ya que esta urbe constituye una parada típica en la ruta de los mochileros que se lanzan a recorrer Europa con el bono interrail, el cual permite echar un vistazo al viejo continente a un módico precio. Además, el turista puede fondear en el puerto de la ciudad. De hecho, hay un sinfín de cruceros que incluyen a la ciudad en sus itinerarios. Una vez apeados en Ámsterdam, el visitante puede decantarse por arrendar una bici que le permitirá callejear sobre dos ruedas y, de esta manera, confundirse entre la ciudadanía que es muy proclive a emplear este medio de locomoción.

Economía de la ciudad

Los tulipanes de Ámsterdam aromatizan los hogares de medio mundo, puesto que representan un sector clave de su economía que no duda en exportarlos. Sin embargo, el próspero negocio de las flores no es el único que mueve la economía de la ciudad y las finanzas también reciben su porción de mérito en el asunto, pues en Ámsterdam se encuentran establecidas más de setenta entidades financieras. Además, la cervecera Heineken, originaria de la urbe, tiene colocados sus espumosos productos en las estanterías de los supermercados y bares de medio mundo.

Visitas esenciales

La casa de Ana Frank

Esta vivienda relata una triste historia acerca de una niña, llamada Ana Frank, que trató de ocultarse, junto con su familia de origen judío, en una dependencia secreta de su casa y así pasar inadvertidos para el ejército nazi que ocupó la ciudad en 1940. Sin embargo, alguien delató la presencia oculta de esta familia judía y en 1944 los soldados los deportaron y fueron confinados a un campo de concentración. En dicho lugar, la niña acabó falleciendo aquejada por unas fiebres tifoideas. Seguramente, el viajero ya estuviera al tanto de los hechos, y no le pille de nuevas, pues el diario de esa niña fue, finalmente, publicado por su padre y su historia conmocionó al mundo entero. Lo que quizás desconozca el visitante son las señas de la casa: Prinsengracht, 263.

Magna Plaza

Durante del siglo pasado, hasta 1988, debió de ser un placer ir a la Oficina de Correos a recoger un paquete o a enviar una carta, prácticamente un acto envuelto en romanticismo, puesto que el edificio donde se efectuaban estos menesteres era el Magna Plaza: una imponente construcción que reúne elementos góticos y románticos. El mencionado edificio ahora alberga un centro comercial.

Alrededores

Marken

Este pueblo de pescadores se levanta a unos 20 kilómetros de Ámsterdam. Sus peculiares viviendas y el ambiente que lo rodea generan un clima antiguo que excitará, sin duda, la imaginación del turista.

Gastronomía

Una vez seleccionado el restaurante, el comensal, impaciente por hincarle el diente a Ámsterdam, deberá tener en cuenta ciertas premisas a la hora de abordar la carta. Primera, las cervezas de la ciudad poseen una gran calidad. Por lo tanto, viajero, no se circunscriba a lo conocido (Heineken) y arriésguese con las cervezas de nombres impronunciables. Puede acompañar estos tragos con un sándwich de cebolla y pescado (broodje haring) o unas albóndigas (bitterballen). Aunque el gourmet puede aventurarse con unas patatas al estilo francés con mayonesa (Vlaamse Frites) o unos rollos rellenos de queso, ensalada y salami, coronados con unos huevos fritos y que responden al trabajoso nombre deuitsmijters. No olvide agregar a su maleta unos cuantos quesos holandeses que aunque abultan, y quizás la responsable de su compañía aérea frunza el ceño en cuanto vea que rebasa el peso permitido, saben a gloria.

Consejos de visita

Hacer fotos está prohibido. No nos parece una mala medida pues hace que la gente esté más relajada y no piense constantemente en el mejor selfie.

El museo es relativamente pequeño y se puede visitar bien en una hora o hora y media. Puedes alargar un poco la estancia en la tienda de souvenirs o en la cafetería del museo, que es muy agradable.
Otra opción para comer bien cerca es la tienda Albert Heijn, situada junto al museo. Es una enorme tienda muy enfocada a la comida sana con zumos y ensaladas muy ricas y a buen precio. Es también un buen lugar para comprar algo para hacer un picnic en algún parque o jardín cercano.

⇒ RESERVA CON NOSOTROS – OPERADOR Nº 1 EN EUROPA EN ENTRADAS, EXPERIENCIAS Y VISITAS GUIADAS

Puedes reservar con nosotros tus entradas y visita organizadas con total tranquilidad. Trabajamos con los mejores operadores locales, tenemos precios sin competencia y un excelente servicio de atención al cliente.

gyg1

VALORA ESTE REPORTAJE

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Artículos relacionados

Amsterdam sin colas. Tickets para monumentos y atracciones

Amsterdam, una de las grandes capitales europeas Rembrandt y Van Gogh constituyen dos buenas razones para que los aficionados a

Entrada sin colas para el Rijksmuseum de Amsterdam

El Rijksmuseum es el gran museo de Amsterdam y por tanto de Holanda, un bello edificio histórico que alberga lo mejor

Visitar sin colas el Museo Stedelijk de Ámsterdam

El Museo Stedelijk alberga una de las colecciones más grandes de arte moderno y contemporáneo del mundo. Atrévete a descubrir los

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*